LEY ANTENAS RADIOAFICIONADOS

LEY 19/1983, de 16 de noviembre, sobre regulación del derecho a instalar en el exterior de los inmuebles las antenas de las estaciones radioeléctricas de aficionados.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Las estaciones radioeléctricas de aficionados son instalaciones que sirven a unas funciones de instrucción individual de intercomunicación y de estudios técnicos, efectuados por personas debidamente autorizadas que se interesen en la radiotecnia con carácter exclusivamente personal y sin fines de lucro.

Además de los indicados fines privados, estas instalaciones prestan servicios de utilidad pública en determinadas ocasiones, habiéndose reconocido este carácter de modo oficial por la colaboración que sus titulares prestan a las autoridades nacionales en circunstancias extraordinarias.

Por otra parte, se trata de una actividad plenamente reconocida y regulada en el Reglamento de Radiocomunicaciones, anexo al vigente Convenio Internacional de Telecomunicaciones, de 25 de octubre de 1972, firmado y ratificado por España mediante instrumento de 20 de marzo de 1976. En concordancia con esta legislación internacional integrada en nuestro ordenamiento jurídico, la Reglamentación nacional en la materia aprobada por Orden ministerial de 28 de febrero de 1979, establece las condiciones y requisitos para ser titulares de estas instalaciones, así como las obligaciones que ello comporta y el papel de la Administración, a fin de que se cumplan las especificaciones técnicas y se haga el debido uso, tanto de las instalaciones como de las bandas de frecuencias radioeléctricas, siguiendo las recomendaciones y las normas de los Organismos internacionales competentes.

Como elementos indispensables para el funcionamiento de las estaciones radioeléctricas de aficionados, sus titulares precisan instalar en el exterior de los inmuebles en que ejercen esta actividad las antenas y sus componentes complementarios, para lo que necesitan la oportuna autorización de los propietarios, quienes, de este modo, vienen a condicionar la efectividad del derecho que concede la licencia de aficionado, válidamente expedida por la Administración.

A este fin se hace necesario promulgar la norma que, respetando el derecho de los terceros usuarios del espectro radioeléctrico y conjugando los intereses en posible conflicto entre radioaficionados y propietarios de los inmuebles, establezca, con las garantías suficientes, el derecho de quienes estén autorizados para ello a instalar antenas en el exterior del inmueble en el que posea la correspondiente estación, regulando los requisitos exigidos y las facultades del titular del derecho de propiedad para su protección.

Artículo primero

Quienes estando legitimados para usar de la totalidad o parte de un inmueble y hayan obtenido la autorización reglamentaria del Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones para el montaje de una estación radioeléctrica de aficionados, podrán instalar, por su cuenta, en el exterior de los edificios que usen, antenas para la transmisión y recepción de emisiones.

Artículo segundo

Los daños y perjuicios que se originen con motivo de la instalación, conservación y desmontaje de las antenas y demás elementos anejos a las mismas, correrán a cargo de los titulares de las licencias de estaciones radioeléctricas de aficionados, así como las reparaciones o indemnizaciones a que hubiere lugar.

La anterior responsabilidad se garantizará mediante el correspondiente contrato de seguro establecido con una entidad del ramo, cuya póliza habrá de cubrir en la cuantía suficiente y en los términos adecuados, las contingencias que puedan suscitarse.

Los derechos que el articulo 545, párrafo 2, del Código Civil reconoce al dueño del predio sirviente, se ejercerán en su caso por la Comunidad de Propietarios, bastando que la decisión se adopte por mayoría simple.

Artículo tercero

La instalación de antenas y de sus elementos anejos, conforme a lo establecido por la presente Ley, no será obstáculo para que puedan realizarse ulteriormente obras necesarias en el inmueble, aun cuando para la realización de las mismas haya de procederse, temporalmente, a desmontar parcial o totalmente las instalaciones, sin que por ello el titular de las mismas tenga derecho a ningún tipo de indemnización, debiendo quedar finalmente la instalación en condiciones similares a las anteriores.

Artículo cuarto

La cancelación de la licencia de estación, de la autorización de montaje o la falta de vigencia del contrato de seguro a que se refiere el articulo 2º de la presente Ley, implicará la pérdida del derecho que la misma reconoce.

DISPOSICIÓN ADICIONAL

Reglamentariamente se determinarán las condiciones para la instalación de las antenas, asegurándose la idoneidad del emplazamiento de las instalaciones de la estación, así como sus condiciones de seguridad y garantizando que la misma no ocasione perjuicios a los elementos privativos y comunes o al uso de los mismos por los propietarios o titulares de derechos sobre el inmueble. De igual forma se establecerán los requisitos administrativos, las prescripciones técnicas y cuantas especificaciones sean necesarias, quedando garantizado en todo caso el derecho de los terceros usuarios del espacio radioeléctrico.

(NOTA: La Orden ministerial de 28 de febrero de 1979, a que se hace referencia en la exposición de motivos, ha sido sustituida por la Orden ITC/1791/2006, de 5 de junio).

RECOMENDACIONES A LA HORA DE MONTAR UNA ESTACION DE RADIOAFICIONADOS EN COMUNIDAD DE VECINOS

INFORMACION A TENER EN CUENTA PARA INSTALAR ANTENAS DE RADIOAFICIONADO EN LOS EDIFICIOS

0.- Introducción

Esta información pretende encauzar de la forma más idónea posible las actuaciones respecto a la Propiedad o a la Comunidad de Propietarios, de manera que si éstas reaccionan con hostilidad a lo que se pretende, se pueda conseguir de una forma expeditiva el apoyo de los Tribunales.

Ante todo, hay que concienciar que la Ley de Antenas ampara al Radioaficionado y le concede el derecho a instalar sus antenas en los edificios y que, en consecuencia, este derecho sólo puede ser limitado por otra Ley. También hay que tener en cuenta que esta Ley, como todas, obliga a todos los españoles, inclusive las Comunidades de Propietarios.

Hechas estas consideraciones iniciales, se pasa a examinar las distintas circunstancias en que puede hallarse un Radioaficionado, dándose una pauta de la forma en que ha de enfocarse el tema.

1.- Derechos del Radioaficionado respecto a la finca que ocupa

1.1.- Cuando el Radioaficionado ocupa la finca, junto con otros arrendatarios, de un solo propietario

En este caso, se deberán seguir las pautas establecidas en los siguientes apartados, según sea el caso, teniendo en cuenta que los escritos tendrán que dirigirse al Propietario o al Administrador de la finca, sustituyendo en los escritos simplemente el nombre del Presidente por el de Administrador y el de la Comunidad de Propietarios por el de Propietario.

1.2.- Radioaficionado arrendatario de una vivienda, dentro de una Comunidad de Propietarios

En este caso, los derechos y deberes del Propietario arrendador corresponden por ley al arrendatario, por lo que puede legalmente dirigirse a la Comunidad de Propietarios, aún a pesar de que la práctica demuestra que lo primero que alega la Comunidad cuando pretende mantener una postura negativa es la incapacidad del arrendatario para dialogar con ella. De cualquier forma, siempre quedará más redondeada la actuación enviando una copia de la notificación al Propietario, para su conocimiento.

Antes de actuar, no obstante, conviene leer con detenimiento las cláusulas del contrato de arrendamiento, por si figura algo relativo directa ó indirectamente al caso. No deberá alarmarse ningún arrendatario por ver que en dicho contrato figura alguna cláusula en la que se le prohíbe el uso o acceso a determinados elementos comunes, como se ve en algún impreso de algunos Agentes de la Propiedad, ya que hay Jurisprudencia que declara nulas estas prohibiciones. Otro caso, sería el que en las cláusulas figurase esta limitación en forma de renuncia voluntaria del arrendatario: la solución al problema que ello crearía sería mucho más difícil, aunque no imposible. De apreciarse alguna de estas anomalías en el Contrato de Alquiler, conviene tenerlo en cuenta si no se consigue instalar la antena por la aceptación unilateral por parte de la Comunidad, una vez efectuadas las notificaciones de los apartados siguientes, ya que además de demandar a la Comunidad habrá que demandar al Propietario-arrendador pidiendo que se declare la nulidad de las cláusulas limitativas o prohibitivas del Contrato de Arrendamiento.

1.3.- Radioaficionado propietario, dentro de una comunidad

En este caso deberá actuarse directamente según se indica en los apartados 2 y 3, según sea el caso.

2.- Notificación a la Comunidad de Propietarios, previa a la autorización de Teleco­municaciones para instalar antena

Después de la promulgación de la "Ley de Antenas" de fecha 16/11/1983 es importante adoptar desde un buen principio una actitud consecuente con respecto a la Comunidad de Propietarios, es decir, comunicando a esta entidad la iniciación de los trámites de instalación en el inmueble de la Estación de Radioaficionado. De esta forma, por actos propios, nunca se podrá alegar por parte de la Comunidad de Propietarios que el Radioaficionado pidió autorización (y por lo tanto reconoció que la comunidad tenía potestad de autorizar o denegar la instalación de la antena, lo cual no es el caso).

Para mayor claridad se adjunta un modelo de escrito al Presidente de la Comunidad de Propietarios, que deberá presentarse justamente cuando se solicite a Telecomunicación la autorización para instalar la antena, ya que como en la mayoría de los casos la Comunidad de Propietarios debate ampliamente el tema, es preferible adelantar tiempo (ver ANEXO A).

3.- Notificación a la Comunidad de Propietarios, posterior a la autorización de Tele­comu­nicaciones para instalar la antena

Aún a pesar de que no se recomienda esperar hasta una vez concedida la autorización por Telecomunicaciones, el escrito en este caso deberá tener la forma del ANEXO A, con las adiciones y modificaciones que se citan en el ANEXO B, en su caso, que correspondan.

En el caso en que no existan trabas para acceder a los elementos comunes de la finca al momento de cursar esta notificación (o sea que el solicitante está en posesión de las llaves que corresponda) deberá iniciarse al mismo tiempo la instalación de la antena, bien sea situando la base, preparando anclajes para sus vientos y tensores o de cualquier otra forma, a fin de provocar (sin ningún tipo de violencia) una reacción por parte de la Comunidad, que impida la instalación de la antena en la forma que sea, para tener el Radioaficionado en cuestión la posibilidad de acudir directamente a los Tribunales.

En el caso en que no haya posibilidad previa de acceso a los lugares necesarios para la instalación, la notificación (con los añadidos que en el modelo se citan) producirá una reacción por parte de la Comunidad y según sea ésta se actuará de una u otra forma.

4.- Reacción a los posibles conflictos que surjan con la Comunidad de Propietarios

Hay que tener en cuenta ante todo, que la acción para impugnar los acuerdos de la Junta de Propietarios caduca a los 30 días (naturales, o sea, de fecha a fecha) de haber sido adoptados y que, por extensión de esta norma en razón de la prudencia que todo Radioaficionado debe tener en estos trámites, debe considerarse igualmente aplicable cuando el acuerdo sea adoptado únicamente por el que desempeñe el cargo de Presidente de la Comunidad.

La única reacción posible, sea quien sea el que haya adoptado el acuerdo, es acudir a los Tribunales, en cuyo caso habrá que dirigirse a un abogado exponiéndole el caso, con la suficiente antelación antes del transcurso de los citados 30 días.

ANEXOS A Y B PARA PRESENTAR A LA COMUNIDAD

ANEXO A

DON _______________________________

Señor Presidente de la Comunidad de Propietarios

DON _____________________________________________, mayor de edad, de estado civil ________________, ocupante de la vivienda sita en esta localidad, calle _________________, nº ___, piso _____, puerta ___, en calidad de (1)_________________________________________

respetuosamente dice:

Primero.- Que el suscrito posee (2) una Autorización de Radioaficionado otorgada por la Jefatura Provincial de Inspección de Telecomunicaciones en fecha _______________

Segundo.- Que a tenor de la vigente Legislación relativa a las Telecomunicaciones ha solicitado ante el organismo competente y en fecha reciente la autorización reglamentaria previa a la instalación de las antenas o elementos radiantes precisos para el desarrollo de la actividad de Radioaficionado.

Tercero.- Para su conocimiento en cuanto a la ubicación de antena, se adjunta una copia del croquis que obra en las oficinas de Telecomunicaciones, comunicándole que la antena se situará en la finca en la siguiente forma: (3)

Cuarto.- La instalación de antenas en los edificios por parte de los Radioaficionados legalmente autorizados, está regulada por la Ley 19/1983 de 16 de Noviembre de 1.983, publicada en el B.O.E. de fecha 26 del mismo mes, página 32.073.

Quinto.- Tan pronto me sea librada la autorización de montaje por la Jefatura de Inspección de Telecomunicaciones, procederé a la instalación, para que, una vez realizada, sea inspeccionada por dichos servicios.

Todo lo cual le notifico a los consiguientes efectos, rogándole me comunique a la mayor brevedad posible cualquier observación o aclaración que desee manifestar y sin otro particular le saluda atentamente

En ______________________________________, el día, mes y año

(firma)

Fdo. ____________________________

Aclaración de citas del ANEXO A:

Si hay problemas de acceso a la azotea o a patios de luces, consultar notas a "ANEXO B".

(1): Arrendatario, propietario, etc., según se trate.

(2): Está tramitando la autorización de (si este es el caso).

(3): Explicar de forma breve y clara donde se situará la antena y por dónde pasarán las líneas de bajada.


ANEXO B

En el caso en que por la Jefatura de Inspección de Telecomunicaciones se haya autorizado la instalación de la antena, remitir el escrito al Presidente de la Comunidad de Propietarios citado en el "ANEXO A", con las siguientes modificaciones:

(Resto igual que en "ANEXO A") .

Segundo.- Que por la Jefatura de Inspección de Telecomunicaciones de esta provincia ha sido autorizada la instalación de la antena radiante y de los demás elementos que componen mi estación de Radioaficionado, según es de ver en la fotocopia del oficio que se adjunta.

(No olvidar acompañar la fotocopia.)

Quinto.- Tras el montaje de la instalación, los servicios de la Jefatura de Inspección de Telecomunicaciones procederán a la inspección de la misma, a fin de comprobar que se ajuste a lo legalmente establecido en la materia y darán, en su caso, la autorización definitiva para su puesta en funcionamiento.

(En caso de tener problemas para el acceso a todos o parte de elementos comunes, añadir:)

Sexto.- Para llevar a efecto el montaje, siendo impracticable el acceso a (lugar que sea) para situar ahí (torreta, cables de bajada, etc. ..., según se trate) me veo precisado a solicitar que adopte las medidas conducentes a facilitar dicho acceso.

Todo lo cual le notifico a los consiguientes efectos, rogándole me comunique a la mayor brevedad posible cualquier observación o aclaración que desee manifestar y sin otro particular le saluda atentamente

(firma)

Fdo. ______________________